Intenciones del Santo Padre Benedicto XVI para el mes de Septiembre 2011

PAPA FRANCISCO

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy comenzamos de nuevo con las catequesis del Año de la fe, reflexionando sobre la resurrección de Jesús. ¿Cómo se ha transmitido esta verdad de fe? En las Escrituras encontramos dos tipos de testimonios al respecto: el primero, las breves fórmulas como la que hemos escuchado en la lectura del Apóstol, que indican con concisión el núcleo de la fe: la pasión, muerte y resurrección del Señor. El segundo, las narraciones que relatan el acontecimiento. Es significativo el hecho de que sean mujeres, que según la ley no podían dar un testimonio fiable, las primeras en anunciar la resurrección. Dios no las elige con criterios humanos sino que mira a su corazón. Su experiencia parte del amor, que las mueve a acudir al sepulcro, y que las hace capaces de acoger el signo de la tumba vacía y el anuncio del mensajero de Dios, y trasmitirlo, pues la alegría y la esperanza que las invade no se puede contener.

Audiencia General 03 de abril del 2013.



martes, 26 de enero de 2010

El Evangelio de la Vida


En marzo de 1995 Juan Pablo II publicó su encíclica "Evangelium Vitae" como respuesta a la ya imperante cultura de la muerte. En el número 7.1 destaca que el primer servicio del Evangelio de la vida son los pobres y los indefensos. Los indefensos son los no nacidos y los ancianos, aquellos que ya no son productivos para la sociedad. Para eliminar al bebe que se teje en el vientre de su madre está el aborto y para quitar de en medio a quien comienza a ser un estorbo porque ya se han mermado sus fuerzas, comienza a ser más lento y sufre de algunos males propios de la ancianidad está la eutanasia.

La defensa de la vida es un tema que concierne a todos por igual: católicos y no católicos. Pero deberíamos ser los que nos llamamos católicos los primeros en estar al frente de esta batalla contra la cultura de la muerte; votando en contra de los políticos que no tengan una posición a favor de la vida y de las leyes anti-vida, así como, de aquellas leyes que pretenden abolir el derecho natural a la objeción de conciencia por parte de médicos y de todo el personal sanitario, quienes, de ser abolido este derecho, no podrán negarse a practicar abortos.

Otra manera de promover la vida y la dignidad de la persona humana es la promoción de la abstinecia y la castidad dirigida a todos aquellos que no esten unidos por el sagrado vinculo matrimonial teniendo en cuenta que la unión intima entre un hombre y una mujer solo debe producirse entre el esposo y la esposa y que los hijos deben ser el producto de esa unión.

Debemos tambíen brindar apoyo a aquellas mujeres que no siendo casadas, o siendo casadas pero de muy bajos recursos económicos, se encuentren embarazadas y estén pensado que el aborto es la única salida a su problema. Aquí somos llamados a practicar la caridad, a no juzgar y a colaborar brindando ayuda espiritual y material.

Seamos, pues, mensajeros y practicantes del Evangelio de la vida, fieles seguidores de Jesús quien dijo: "He venido para que tengan vida y la tengan en abundacia".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre que pasa por mi mente lo hermosa que es la vida, doy gracias a Dios, a mi madre y a mi padre por darme la vida, es lo más preciado que tengo. Seguidamente doy doblemente gracias a Dios por haber decidido que naciera mujer y poder experimentar en carne propia la grandeza, lo sublime, lo único.... es que en el mundo no hay nada que se le compare a llevar un hijo en el vientre. Creo que nunca, viva lo que viva, experimentare nuevamente la felicidad que senti cuando mis hijos me movian dentro de mi, cuando escuche por vez primera sus respectivos llantos al nacer, ganarle a Juan en eso de que los dos dijeron primero mamá, y así puedo pasar horas y horas recordando cosas, detalles, frases hermosas, abrazos, besos, te amos,peleas y reconciliaciones. No hay nada más sagrando y hermoso que la vida, tenerla y darla. Mujeres somos especiales ya que hemos sido escogidas y bendecidas con el don más hermoso que Dios pudo regalarle al ser humano, SER MADRES, entendamos y aprendamos a valorar este maravilloso regalo. Que Dios te bendiga a ti también sorellina.

JOSE LUIS CARVAJAL dijo...

¡Hermoso tu blog, Esther! Llegué hasta aquí, pinchando en mi perfil la palabra "defensa de la vida". Te invito a hacer click en mi nombre y visitar mi humilde blog. Besos y bendiciones afectuosas.